HEMEROTECA   
  Última Página - 05/06/2005
Contadora de historias


Eliana Arredondo, de origen chileno, reside en Segovia, la ciudad donde nació su bisabuela, la primera narradora de la familia / JUAN MARTÍN

Eliana Arredondo, ganadora del premio Chamán, considera que los cuentos deben inculcar el significado del amor y de la amistad
María Coco H. - Segovia

Eliana Arredondo nació en Chile aunque, por motivos personales, la mayor parte de su vida ha residido en países muy variados, en lugares distintos que le han dotado de experiencia y le permitieron, con el pasar de los años, ir adquiriendo conocimientos que, como ella explica, “solo la vida puede aportar”.

Piensa en su infancia con cariño. Su abuela y bisabuela eran unas conocidas contadoras de historias que, a través de los cuentos, enseñaban valores. Recuerda sus ‘pequeños berrinches’, de niña, al ‘pelear’ con sus hermanos porque le hacían rabiar porque, dijo, “yo ella era muy bajita” : “Entonces mi abuela me contaba el cuento de ‘la mujer chiquirritica’ junto al brasero y yo dejaba de llorar”, explicó.

Sin embargo, después, fue ella la que cogió el testigo y comenzó a protagonizar contadas en distintos lugares del mundo, como el Amazonas: “Esta fue mi gran escuela”, subrayó Arredondo quien recordó como los chamanes de las tribus comenzaban a contar historias a las que se iban añadiendo las semblanzas de cada uno de los pertenecientes del colectivo y también las suyas propias.

“Los cuentos son la doctrina del amor”. En su opinión cada una de las personas que escuchan una historia deben sacar sus conclusiones. Por ello, y aunque huye de imponer sus propias moralejas, sí que reconoce que intenta transmitir, en sus relatos, la importancia del amor, de la amistad o de otros valores necesarios para ser feliz en esta vida.

Los ancianos fueron su gran público mientras trabajaba en una residencia en la vertiente madrileña de la sierra. Después, con el tiempo, fueron muchas las personas que le escuchaban hablar y que atendían y se sumaban a sus historias.

Tanto es así que recientemente le fue otorgado el Premio Chamán, organizado por la Cátedra Itinerante Latinoamericana.

Eliana Arredondo llegó hace tres décadas a España y lleva doce años residiendo en Segovia. Precisamente esta ciudad fue el lugar donde nació su bisabuela, la primera contadora de historias de la familia, que emigró a Chile, igualmente, por motivos personales.